miércoles, 19 de octubre de 2011

MENTIRAS.

¿Qué son las mentiras, sino algo cotidiano de la vida?

Cada día actuamos de forma "natural" en cada situación que se nos presenta pero... ¿No es cierto qué repetitivas veces decimos lo contrario a lo que pensamos?

-Vaya... ¡Qué bien te queda ese vestido!, ¿Yo? yo no he hecho eso, Uh que bueno está el arroz...

A estas queridas amigas, las solemos llamar mentiras piadosas, como indica su nombre las decimos para no causar pena o hacer daño.

Mentiras imaginativas.
El psicólogo de la Universidad de Massachusetts, Robert Feldman, en su estudio comprobó que la mentira está relacionada con la falta de autoestima: “Cuando la gente ve su autoestima amenazada, empieza a ocultar la verdad”, señala. 
Para "gustar más a los demás", decimos mentiras sobre nuestros gustos, intereses, sobre nuestro pasado...
Buscamos dentro de lo que cabe, una aceptación social.

Claves para reconocer quién miente.
 Su expresión corporal, su actitud y la relación de su físico con lo que dice.
Cuando alguien miente su cuerpo responde de forma contradictoria:
-Tocarse la cara, nariz, cuello.
-Doblar la cabeza hacía un lado ligeramente o evitar el contacto visual. "Los ojos son el espejo del alma".
- Aceleración del pulso, sudor repentino...
- Colocar cosas entre tú y él para separaros.
-Su tono de voz o su expresión no dice lo mismo que sus palabras.
-Empieza a improvisar y se contradice a sí mismo.
-Cambia de tema o se relaja si tu lo haces



                                                Y el lobo no venía...







No hay comentarios:

Publicar un comentario