miércoles, 28 de septiembre de 2011

Sentimientos contradictorios.

Me pasa con frecuencia que un día me levanto super feliz y al minuto me veo metida en mis pensamientos con el ceño fruncido.
Millones de cosas que se te pasan por la cabeza y te hacen cambiar de humor.
Alegría, tristeza, tranquilidad, inquietud, afecto, desprecio, simpatía, antipatía, amor, no amor (no quiero poner esa palabra) ...
Y así nuestros sentimientos juegan con nosotros como si de un péndulo se tratase.
Preferiría que el día que me levantara de alguna manera "positiva" alguien no viniese a mi y me dijese, - NO. Te quedas con otra cara, otras sensaciones y encima te preocupas de que has hecho mal.
Lo mejor, es desconectar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario